---
---
 

 

..............

 

 

 

 

.......

 

 

 

 

 

FIESTAS 2018

CRONICA DE LA FESTA
ALFEREZ MAGENTA
2018


DOMINGO 1 de ABRIL. LA GLORIA

Casa del gloriero, a espaldas de "La Bassa" en zona norte, a las 7 de la mañana. Café, herbero y alguna pasta para la legión de amigos y compañeros que se dan cita para y acompañarlo a la filà sobre las 8 horas después de una sonora traca.

En la ropería la "vestida" oficial, después de un desayuno tradicional, con regalo incluido de una linterna. Pastas, galletas y algún whisky para acompañar al gloriero oficial Kiko Oriola y al del hospital Miguel Valor, que nos obsequia con un mechero.

Al bajar de ropería es obsequiado el gloriero oficial con una espindarga, igual que las oficiales de la filà por parte del alférez y al salir a la calle una traca reforzada da inicio al acompañamiento de Kiko y Miguel hasta la Plaza de España.

Empieza el desfile con retraso, hasta llegar al pequeño descanso en el partidor. Este año en el "balconet de la festa", nuevo emplazamiento, y de allí a la plaza, mascletà y una comida que se prolonga hasta las seis de la tarde. Unos 200 comensales dan cuenta de una comida exquisita pero lenta.


SABADO 7 de ABRIL

Entraeta Oficial


DOMINGO 8 de ABRIL. GLORIA INFANTIL

Sobre las 7, en casa del gloriero,en calle La Salle. Café, herbero y pastas con la familia de Álvaro Javaloyes. Feliz su padre y feliz su abuelo también. Toca dejar la casa y acompañar al glorieret a Santa María a las 8.30h. Tras la Misa y mas pronto que nunca, junto con los vecinos Benimerines y Asturianos a desayunar.

Santi, el alferez, entrega a Álvaro una espindarga y el gloriero le obsequia con un bolígrafo USB . Santi también monta una mesa con "chuches" para niños. Tras la gloria unos cien comensales más niños, dan cuenta de una comida que se prolongará hasta las seis de la tarde. Los niños también tuvieron castillo hinchable y monitores en la plaza de la universidad.


JUEVES 12 de ABRIL. ENTRAESTA CABBALEROS Y ALFÉREZ

A las 11,30h. desde la Font Redona, entraeta de los caballeros y el alférez, con un cabo batidor excepcional, el primer trò de la filà con evoluciones fantásticas con su montura.
Detrás la escuadra de negros a las 12,00h.,sin el primer trò y el alférez, que iban delante, pero con ganas de fiesta. Un Pepo desatado con dos caballos más. Una noche magentera total.

SABADO 21 de ABRIL. DIA DELS MUSICS.

Después de un himno especialmente participado por ser sábado y por el augurio de buen tiempo que será excelente nos dirigimos hacia la filà. Después de varios años de alférez pasados por agua, parece que este año no ocurrirá, y en medio de estas disquisiciones la filà abre sus puertas a unos magenteros ilusionados por un cargo en el que han creído desde el día uno y por ver a las personas que vuelven cada año y que indican que "ja están ahí".

Después de un vermut largo y una olleta que no pasará a la historia, se organiza una entraeta poco concurrida, pero que sirve para pasar la gana durante unas horas.


DOMINGO 22 de ABRIL. DIA DE L'ENTRA
Amanece temprano para los magenteros. A las seis de la mañana los dianeros se preparan con herbero, café y pastas con las armas en la mano en dirección a San Lorenzo y a la hora señalada. La formación dianera se organiza con los últimos retoques de turbantes y a los acordes de "Suspiros del Serpis" un emocionado pero tranquilo Raúl Carcelén nos regala una arrancà justa, pausada y firme, como parece pedir la plaza de España. Una bajada rápida por Santo Tomás y en el País Valencià suena "El Capitán".

Después, en el partidor, una arrancà memorable, algo rápida, de Jorge San Juan a los sones de "Eduardo Borrás". "El xicón de Villena" completa el recorrido hasta la plaza de España y sobre las 9,00h.un desayuno de corte clásico, del que los magenteros desaparecen mucho más pronto que otros años, los unos para ver algo de la entrada cristiana y los otros para iniciar la transformación para una tarde de gloria.

Hacia las 3,00h, con la filà muy vacía, con unos 80 comensales, empieza una comida larga pues hasta las 6,00h. no hay que estar en el partidor. Por otro lado, en las inmediaciones del colegio de San Vicente, el resto de la filà se dispone a entrar.

 

Cuando el capitán cristiano desaparece del partidor, poco a poco, se van sumando más y más personas a las puertas del colegio en donde el boato tomará forma. Las Tomasinas saliendo y el primer inconveniente es que se retrasa casi una hora la entrada al colegio, pero como la hora de inicio de la entrada no se retrasa, la organización tiene 60 minutos menos y un reto más.

Prácticamente en minutos, cada responsable de grupo tiene controlada la situación, pero surgen problemas menores que son solventados por cada uno de ellos , capitaneados por Camilo Aracil, que reparte acreditaciones, tickets de comida etcétera, secundados por primer trò y darrer trò, dedicados a poner orden en el desorden más absoluto. Lo más grave, al margen de pequeñas cosillas, fue el pequeño desorden de la guardia negra en el reparto de las diferentes piezas de sus trajes, un tanto caótica al estar todo junto, pero a base de trabajo salieron las cosas.

 

La comida del boato, entrantes fríos y bocadillos con cerveza a gogó, aunque si os confieso la verdad, la tensión y la ansiedad hace que mucha gente pique por las mesas alguna cosa, beba algo, pero poco más.

Se montan mesas, se limpian, y se vuelven a montar. Se pide a la gente que desalojen, y la gente colabora. Yo estuve más centrado con los componentes de la Magenta de San Blas de Alicante, que vinieron con sus trajes.
Poco apoco pasan los minutos, y mientras los miembros de la tamborrada de Almassora se van poniendo los pañuelos y los de la guardia negra se uniforman ayudándose unos a otros, la entrada mora empieza. El tiempo se acorta y la sensación de que esto va en serio se apodera de todo el mundo. Poco a poco, se reparten las 489 chilabas, las banderas, se va colocando a la gente,...momentos de nervios,...los equipos de maquillaje a tope,… y al fín, empiezan a salir las damas, los caballeros y antes de empezar… una llamada. ¡Falta el ariete!

Carreras para buscarlo por la placeta del Camí, (antiguo California), y una vez montada la primera parte del boato, a por los alicantinos y a por el ariete que estaba en un almacén municipal. Se recogió y se colocó en el orden establecido, con su responsable Iván Cabrerizo que también coordinaba un grupo de moras.

La carroza que abre el boato con el banderín, poco a poca va avanzando, llevado por cruzados que, al tener conocimientos de electricidad, conectan y encienden las luces y los dos pebeteros. Dtrás van formando las parejas y las dos escuadras, la primera comandada por Moisés Lloréns y la segunda por Rafael Ripoll, a los sones de la "Marxa del Centenari", intercalada con "Juanjo". La escuadra desplegó todo su encanto y ritmo, que impondría al resto del boato. Mención aparte merece el cabo batidor Carlos Miró, que ejecutó unas carreras memorables, aunque lo hizo sin turbante. Al final de San Nicolás cogió el sable el capitán "in pectore" de 2019 Jordi Candela haciendo mérito.

 

Pero volvamos al principio: timbaleros, trompeteros, embajador moro, y abanderado oficial Carlos Satorre Javal a caballo, dos banderas con el emblema de la alferecía y guión de la filà portada por Rafael Mora, número uno de la filà, seguidos por la doble escuadra, con la Unión Musical de Beniarrés, un grupo de boato "Deidades de Salé", seguido de un grupo de banderas dobles a caballo dan paso al primer ballet.

El ballet, de Noel Barroso, es "L'arbre negre", inspirado en la batalla de Sagrajas, donde el ejército de Castilla sucumbió ante el poder almorávide en una de las batallas más cruentas de toda la edad media. El ballet plasma la batalla, donde la oscuridad augura la traición y los malos presagios. Sigilosos y atentos, los cuervos, cómplices de la muerte, esperan su gran momento. El ballet está compuesto por 32 personas y una carroza, acompañado por la Unión Musical de Agullent que interpreta "Ben Al Sahagui" de Francisco Valor.

Le sigue la carroza de sabios de la filà con una grandiosa bailarina mora que ameniza el solaz descanso del guerrero. Tras ellos, el segundo ballet "Scincus entre dunes". En este espectáculo, creado como el anterior para la filà magenta, cruzamos un gran desierto, formado por 70 bailarinas, en el que encontramos dunas en movimiento, y vivimos una tempestad de arena. Espectaculares "scincus" (lagartos del norte de áfrica), en número de ocho, un gran desierto formado por cuatro grupos de ballet, pero enlazados entre sí, son muestra de la originalidad puesta a prueba por Alicia Montava, con la Agrupación Musical de Alcoy interpretando "Cavall de Foc" de José Rafael Pascual.

 

Después otro grupo de moras del grupo de boato de la "Guardia de Atar" y el ariete de guerra, portado por once magenteros de Alicante que cumplieron muy bien con su misión y además disfrutaron con su participación y , como anécdota, su capitán el próximo 22 de julio en San Blas, encabezaba la delegación.
Poco después el grupo especial de Almassora con la composición "Passió per la Magenta" presenta un espectacular séquito formado por 120 timbales, bombos y cuernos musicales anuncia la entrada en Alcoy del alférez moro, obra dividida en tres partes, en la primera el ejercito avanza en dirección a la villa sabiéndose poderoso, en la segunda la llamada de los cuernos inicia la llamada de manera implacable, en tercer lugar, lalucha final en la que el alférez magenta entra triunfante en Alcoy con un atronador final que no deja indiferente a nadie.

Empieza la escolta del alférez con la guardia negra femenina y sin solución de continuidadquince damas a caballo dando una imagen potente, con grandes túnicas blancasque dibujan a lo lejos el cortejo total. Detrás, la grandiosa carroza de la favorita , con cúpulas doradas, con Toñi Quesada, la madre del alférez, que protagoniza uno de los momentos álgidos del desfile, acompañada de los rodellas Hugo Ribes Jordá y Aroa Benavent Vañó, junto a tres damas más.

 

Al entrar a la plaza de España, la favorita queda suelta. Los tornillos de los apoyos cedieron y se hizo precisa la intervención urgente de los carroceros, que solucionaron el problema en unos interminables minutos. Todo el desfile quedó parado hasta solucionar el problema y esta fue la anécdota de la entrada. La favorita fué acompañada por la banda "El Deliri" de Gorga, interpretando "No ho faré més" y "Tarde de Abril".

Llegan después los caballeros del gran Yusuf, sobre camellos descalzos, imagen impactante con untraje muy apropiado, precedidos por el guión del cargo en brazos de Omar, sobre camello también y flanqueado por cuatro forzudos a modo de guardia. Los caballeros avanzan rodeados de la guardia negra, con algún pequeño problema con algún camello...y, al fin, el padre y el hermano del alférez, junto a la guardia negra, de casi 180 efectivos en total, que rodea la máquina de guerra, con el alférez coronando el desfile.

Todo ello da una consistencia a la representación apabullante. Picas, escudos, banderas...enmarcan como en un escenario la figura del alférez, nuestro Yusuf particular, Santiago Carbonell Quesada, que brilla con luz propia, llevado en volandas por un público cansado pero ávido por ver las sorpresas de la gran parada magenta.

En la carroza, repleta de escudos con su anagrama, también quiso llevar a su derecha el turbante y la lanza de Rodolfo Llácer, nuestro anterior alférez, fallecido un mes antes, a modo de homenaje póstumo. Y así, poco a poco, fué bajando, triunfando al son de "Moros y cristianos" de Camilo Pérez Monllor, interpretado por la banda Unión Musical de Rafelguaraf.

 

Y faltaba la guinda de la sorpresa final, precedida de la guardia de Yusuf de parejas la escuadra de negros. El diseño de Antonio Aracil, muy apropiado en tonos claros, un diseño salvaje con pelo de yak, donde todos sus componentes hicieron el cabo, sin que se retrasara el desfile tras casi hora y cuarto en la calle. El cabo batidor, Josep Agulló Lloréns, ("Pepo"), se lució, con la escuadra siempre cerca, y cumplió con su labor de cerrar un impresionante desfile que llenó de música, color, ritmo y sorpresas la tarde mora alcoyana, poniendo el listón muy alto para un futuro cercano.


LUNES 23 de ABRIL. DIA DE SANT JORDI

A las 8,30h. Segunda diana desde la Font Redona, segundos detrás del capitán. No muy nutrida de niños pero reforzada de los incondicionales mayores que refuerzan el desfile. Sobre las 10,00h , desayuno en la filà. Apuntar que si hubiera sido un poco antes hubiesen podido acompañar al alférez y los caballeros a la procesión de la reliquia junto al primer trò y a Moisés Lloréns que llevaba el banderín de la filà. Una joya de procesión que resume en pocos metros y poco tiempo lo mejor de las fiestas. Un Santi Carbonell eufórico, feliz, se dirigía con paso firme y envuelto en un aplauso permanente, acompañado de sus caballeros y de algunas de las banderas del día anterior, mientras sonaba la marcha "Hossana in excelsis" de Oscar Navarro, preciosa marcha procesional según el comentario general y que fue el mismo alférez quien la propuso. Enhorabuena tambien por ello.

De la mascletá después de la misa mayor a la carpa situada en un punto central, cerca de todo, donde se nos recibía con una enorme pancarta con el escudo de la alferecía y de la filá con unos 15 metros de lona que había estado en la filà los últimos seis meses. Bien por el reciclaje.

En la puerta un panel con las mesas, muy bien expuestos todos los datos, cosa que facilitaba el encontrar el lugar que se buscaba con algún que otro tropiezo. Pero el equipo capitaneado por Carles Barberá lo solucionaba todo sobre la marcha y rápidamente. No era sencillo colocar a 513 comensales con sus problemas. Cada uno con el suyo propio y algunos de chiste, pero al final sin problemas.

Los entrantes perfectos, ni escasos, ni apabullantes y un plato principal de pescado que se deshacía al presionar, o de carne al punto, con un postre adecuado de tarta semihelada. Gran ambiente con música y con reparto de regalos por parte de alférez y caballeros: un emblema de la alferecía que guardaremos como oro en paño y que es un símbolo que nos ha acompañado todo un año.

La filá hace entrega al alférez de un hermoso cuadro del artista Ignacio Trelis con el título "El vent del desert", que representa al alférez en primer plano, y un campamento, como preparando la batalla. Un Yusuf en actitud guerrera y directora, fiel reflejo de lo que fue la entrada. Vivas, aplausos y vítores por la sensación del deber cumplido. Todos han estado a la altura y es un buen momento para celebrarlo.

Un pequeño descanso y de nuevo procesión general, esta vez muy nutrida. La totalidad de los caballeros y sus damas y gran parte del boato, con banderas incluso, con el turbante de Rodolfo Llácer en brazos de Rafael Mora, que el alférez quiso llevar cerca de él. A los acordes de la marcha "Jerusalén" de José Vélez, también como en la mañana sugerida por nuestro alférez y recomendable para escuchar bien a los que no lo vieron. El resultado fue espectacular.

 

La procesión es ligera con gran participación magentera y a la llegada a San Jorge y en un momento sin obligaciones, se aprovecha para la foto de familia de caballeros y damas.
Con posterioridad y relativamente pronto comienza una cena que, aunque multitudinaria no llega a la afluencia de la mañana, pero 460 comensales también son muchos y de nuevo Carles Barberá capitanea a un equipo que solventa los problemas a veces con la colaboración de la empresa "Sabors Casolans" de Rótova. El menú sorprende. La nueva cocina se hace presente. Ambiente total de los caballeros y alférez pese al cansancio. Incluso un grupo de los componentes del "arbre negre" nos escenificó el ballet a una escala menor, y toda la carpa en pié ratificó su éxito. Así , aplaudiendo, despedimos al ballet de Noel y al alférez y los caballeros, que aprovecharon para retirarse a descansar. La fiesta continuó para los que nunca tienen bastante, reiterando la buena organización que muchos pensamos repetir el próximo año con la misma empresa y el gran equipo magentero.

 

MARTES 24 de ABRIL. DIA DELS TRONS

A las 10,00h. Almuerzo en la filá y rápidamente a por el alférez a su domicilio. Decir que dos personas han estado pendientes de vestirlo en cada momento: los amigos Alex Carchano y Raúl Carcelén, que cumplen con el cometido de que el alférez siempre vaya perfectamente vestido, cosa nada sencilla. A las 11,00h. Dos agradables sorpresas a destacar. Por un lado la organización del encaro con la carroza-palacio de la favorita dando un marco suntuoso al encuentro de los dos caudillos y por el otro a todos los caballeros con los turbantes. Sabemos que es pesado y engorroso, pero ahí están las fotos para corroborar el acierto. Un pequeño sacrificio en beneficio de la representación y de los recuerdos en forma de fotografías. También Omar con el banderín del alférez y traje completo, todo un acierto.

 

Tras la victoria de la mañana, fotos en el castillo y a las 13,30 comida con el tradicional puchero. Por la tarde idéntica representación, pero esta vez perdiendo el baluarte y seguidamente en la placeta del fossar procesión de acción de gracias con todos los caballeros, y un Santi muy emocionado. Muchas lagrimas por los días y emociones acumuladas y un final de cuento. Todo ha salido perfecto. San Jorge sobre las almenas del castillo pone punto y final a tres días de gloria. Pero aquí no acaba la historia. Faltan els soparets.

Sobre las 22,00h. En cuanto la gente desaparece, empiezan a surgir vallas, mesas, sillas y en un momento, a las puertas del castillo, se forma un campamento en el que nos disponemos a cenar 130 personas arropando a Jordi Candela y a su favorita. La cena fue lo de menos. Se cenó, se bebió y se brindó y para sorpresa mía el alférez y los caballeros estuvieron presentes. Hay que valorar y ponderar el que estuvieran allí cansados y agotados en el primer acto del capitán. A las doce, brindamos nos abrazamos con los mejores deseos.

Los que estuvimos allí lo hicimos en ese momento. A los que no, yo les pediría que arropáramos a Jordi Candela y a sus caballeros por lo menos como cuando proclamamos a Santi Carbonell. Si lo hacemos, el premio es el triunfo en la calle y el triunfo en el interior. Ya lo habéis visto. Y el reto es dejar en las calles de Alcoy el mismo sabor que este año. Con trabajo y tesón. Superando los estereotipos y confiando tener el mejor capitán con los mejores caballeros.