---
---

 

Y LOS NAZARÍES VOLVIERON A SU LLORADA ALHAMBRA. 2004

Como un sueño, como surgidos del inexorable reloj del tiempo, como evocando episodios de " El Manuscrito Carmesí", cinco magenteros se pasearon ataviados con sus ropajes especiales por las salas granadinas. Los diseños de Alejandro Soler cobraron vida propia en aquella tarde de fascinación.

El público, boquiabierto, contemplaba absorto el espectáculo ofrecido. Miles de personas quisieron obtener la codiciada instantánea de un momento irrepetible. Cuatro "Caballeros Rashid" del Alférez Magenta y uno con diseño especial "Trípoli" se enseñorearon por los Jardines del Partal, el Patio de los Leones, la Sala de los Abencerrajes, el Patio de los Arrayanes y el veraniego Genna al Ariff (El Generalife). Todo fue espléndido. Maquillados (pero sin barbas, ni armas) se personaron nuestros amigos en las instalaciones citadas. Recibidos con sorpresa por los responsables de los palacios, fueron aplaudidos y coreados por miles de turistas procedentes de diversos rincones del globo terráqueo. La humorada fue sensacional y ocurrente. Preguntas de todo tipo se sucedieron para intentar esclarecer el significado de aquellos ropajes en pleno lugar de ensueño. Aquellos árabes salidos de "las mil y una noches" cautivaron al respetable, convirtiéndose en las "estrellas" de la tarde al visitar correctamente y vestidos de Moros el Mirador de San Nicolás, en pleno Albaicín. Un extenso reportaje fotográfico y videográfico testimonian el acierto de la idea. Una vez más, los Magenteros triunfamos en tierras de honda raigambre árabe. El éxito fue inenarrable dentro de una de las Siete Maravillas del Mundo: la Alhambra de Granada. Los amigos desplazados para tal fin fueron: Jorge Abad, Sacha Mira, Ángel Vilanova, Juan Javier Gisbert y José Gregori.

JOAN XAVIER GISBERT CORTÉS

Ampliar imagen
Ampliar imagen
Ampliar imagen