---
---

 

CRÓNICA Y REPORTAJE ALFÉREZ 2004
José Antonio Valor Valor

"En 1929 molts magenteros serém pero mos toca l' Alferis i una gran festa farém. Tots son chicots del agrado lo que la Magenta té. Si volen vore la broma en Echegaray estém…"

Esta canción inspirada en música del pasodoble "Puruva" y letra del sainetero alcoyano Enrique Valls, hace referencia al recordado año 1929, en el que le correspondió a la Magenta la responsabilidad de "Bandera" o Alferis, en la persona de Don Enrique Cabrera Payá. Nos habla asimismo de la calle Echegaray, cuya casa número 10, albergó durante cincuenta y un años (1929 - 1980), el domicilio más emblemático que ha tenido la Filà, a lo largo de su más que centenaria historia. Pero tras esta añoranza nostálgica del pasado, volvamos al presente. Setenta y cinco años después de este hito histórico, la Magenta vuelve asumir el cargo de Alferis en este año 2004. Rodolfo Llácer Santacreu es designado para la realización del mismo. Fester de corta trayectoria, es incuestionable su digna ostentación del cargo y rebosa con la ilusión desbordante de un niño con zapatos nuevos. Ha disfrutado de hermosas sensaciones durante el año fester, y se apresta a vivir, junto a su familia y los Caballeros que le arropan, unos momentos mágicos e inolvidables en los días grandes de abril. Éste va a ser pues el relato de un año muy especial para la Magenta y para este mirón, con intensas experiencias y circunstancias inéditas, que dejarán profunda huella en la memoria colectiva de todos.

Ampliar imagen
DOMINGO 11 DE ABRIL DE 2004. DÍA DE LA GLORIA
Después de unos días de Semana Santa con tiempo revuelto y lluvioso, el amanecer de "el día más largo" se ve nuevamente amenazado con la presencia del líquido elemento. A primeras horas de la mañana, nos acercamos al domicilio de nuestro gloriero del "carrer", José Luis Arques Vercet, para degustar los típicos dulces y licores de la zona. Todos nosotros, junto a él y el gloriero del "Hospital", José Miguel Vicent Gadea, mientras compartíamos tertulia, veíamos a través de las ventanas, con mirada atónita y resignada, todo un verdadero "diluvio universal". Sin embargo, ello no fue impedimento, para que "el gran maestro pirotécnico" de la Filà, José Baydal, prendiera mecha a la tradicional traca. Posteriormente, nos trasladamos a nuestra sede social para saborear las clásicas viandas del "almorzar" de Pascua: "aspencao", "favetes", y embutido variado. Y la lluvia que no cesa… A la finalización del mismo, nos congregamos junto a la puerta de ropería para la "vestida" de los glorieros, ritual que momentáneamente queda en el aire, ya que el temporal continúa… Ante la delicada situación, la posibilidad de suspender el acto va ganando enteros. Nuestros representantes, inquietos y nerviosos aguardan impacientes nuevas noticias. Y llegó "la fumata blanca". La Asociación de San Jorge y el Ayuntamiento acuerdan conjuntamente aplazar el evento para el día siguiente, aprovechando la festividad del Lunes de Pascua. De igual modo, la "entraeta" nocturna es anulada. Adecuada solución del problema, a mi juicio, para lucimiento del acontecimiento y de los "festers" que participan en el mismo. Insólita jornada, por tanto, pues ni los más viejos del lugar recordaban la total suspensión y posterior aplazamiento del acto de la Gloria.

Tras la tempestad, se hizo la calma. Los rayos solares, por fin, se asomaron a nuestra ciudad, en una jornada, que aunque fresca, lucía todo el esplendor primaveral. Fue una repetición de todo el ceremonial anterior. Nuevamente, con el amanecer, y por gentileza de "Garrancho", nos reunimos en su vivienda particular, para tomar "herbero" y "timonet". Traca de rigor, y "almorsar" en este "segón día de Gloria". A las diez en punto, José Luis Arques y José Miguel Vicent inician con gran solemnidad sus respectivos desfiles. Concluido su cometido, los glorieros son acompañados a los locales de la Filà, para compartir mesa y mantel junto a sus familiares, compañeros y amigos, en un día, que aunque se hizo esperar, tuvo todo el brillo y colorido que requería la ocasión.

Ampliar imagen
LUNES 12 DE ABRIL DE 2004. DÍA DE LA GLORIA INFANTIL
La Festa está más viva que nunca, y prueba de ello, es este acto, con los niños como actores principales. Es la savia nueva que viene y sobre la que se labra el futuro de nuestras tradiciones festivas. A primera hora, la Magenta se cita, como ya es costumbre, en el domicilio de Francisco Galbis Palacios, gloriero infantil, para arroparle y animarle en su hermosa responsabilidad. Tras asistir a la Misa de Glorierets, y saborear el "almorsaret" pertinente, "nuestra joven promesa de la cantera beduina", como diría algún rotativo de prensa deportiva, recibe de manos del Primer Tró, la espingarda que le acredita como representante en este evento. Desde el Partidor y hasta el templo georgino se desarrolla el trayecto, en el que "Fran" se distingue por su gracia y buen hacer. Finalmente, y en el lugar anteriormente citado, es recogido nuestro "magenteret", para desde allí dirigirse a la Filà. En la misma, la comida, es el feliz epílogo de tan bonita jornada. Aunque el mal tiempo, con algunas dispersas gotas de lluvia, y el fuerte viento reinante, quisieron empañar el acto, los "glorierets" supieron sobreponerse a la adversidad y desempeñaron su función con gran brillantez.
Ampliar imagen
SÁBADO 17 DE ABRIL DE 2004. DÍA DE LA PROCESIÓN DEL TRASLADO
A partir de las 20 horas, el traslado de la imagen del "Xicotet" desde la Iglesia de San Jorge hasta Santa María, constituye un acto que honra la devoción por nuestro Patrón. Un año más, los magenteros, con su participación, rinden sentido homenaje a la figura del "Insigne Mártir".
Ampliar imagen
MIÉRCOLES 21 DE ABRIL DE 2004. DÍA DELS MUSICS
"La nit que venen els musics" marca el punto de partida de la inmediata trilogía. Es el momento en el que todo un pueblo sale a la calle rompiendo su rutina y cotidianidad, para ensalzar con el canto del Himno, la pasión por Nostra Festa. Pepe Silvestre, director del Grupo Cantores de Alcoy, es el elegido para dirigir con su batuta a esta múltiple formación musical, y a las miles de fervorosas voces, que ponen letra a la excepcional partitura del maestro Barrachina. "Bucólico festín… Acto primero / del ritual andamiaje de la Fiesta. / Casta noche vernal que al aire presta / el eco de su gozo bullanguero… (Mientras Baco su cuévano festero / escancia a Pantagruel, en fiera apuesta / la alubia en el perol brinda, modesta, / sutilezas de plato postinero…) / Simposio nocturnal de la Comparsa / que perfila el preludio de la Farsa / con la impronta de un ágape pagano… / (El alba alumbrará, clarín y lanza, / entre brumas de orgiástica pitanza, / el lirismo sutil del alcoyano…)". El poema de Don Manuel Rodríguez, "Nit de l' Olla", publicado en la Revista de Fiestas de 1964, nos habla del producto más famoso de la gastronomía alcoyana: la "Olleta de Music", vianda de esta singular noche. Mi felicitación para Juan y Macu, nuestros nuevos conserjes, por su buena labor, haciendo las delicias de los comensales. Concluida la cena, con ambiente animado y gritos de "Vixca el Alferis", la "entraeta" por la Avenida del País Valencia, es el preludio de tres días grandes y emotivos que la Magenta vivirá con gran intensidad.
JUEVES 22 DE ABRIL DE 2004. DÍA DE LAS ENTRADAS
En la penumbra de la noche, Alcoy se viste de Fiesta. A las cinco y cuarto de la mañana, la Misa del Fester en Santa María, nos recuerda la Eucaristía celebrada por nuestros antepasados, en la madrugada de un lejano día de primavera de 1276, justo antes del asedio de las huestes de Al-Azrach. A las 6 en punto, el Vicario de la Asociación de San Jorge, procede al rezo del Avemaría, en presencia de un numeroso gentío congregado en la Plaza de España. Los sones del Himno de Fiestas y el volteo de campanas de la Parroquia de Santa María, dan paso seguidamente al prodigioso instante de la "arrancá" de la Diana. Un emocionadísimo Fernando Alós, Sargento del Bando Cristiano, que cumple ciclo en su cargo, inicia entre grandes aplausos de un público entregado, el desfile de la Filà Navarros.
Ampliar imagen
Vicente Martínez Verdú es el cabo "arrancá" de la Diana magentera. Un reto que dicho fester asume con gran destreza, por su experiencia y veteranía. "Un moble més" de Julio Laporta es la pieza musical escogida. "Mi Barcelona", del mismo autor, es interpretada en algunos tramos del itinerario. Otros cabos fueron en la "Diana del Carbonato", Jorge Palmer Corpas ("arrancá del Partidor"), Carlos Barberá Esteve y Francisco Javier Pérez Blanquer. Todos ellos a gran altura. Pero sin duda, el momento más emotivo de este acto, se vivió cuando Javier Pérez, el entrañable "Ventinou" giró la formación dianera frente al domicilio de Rodolfo, en la calle de San Nicolás. Allí pudo comprobar nuestro Alferis, al entregar los puros a los dianeros, el enorme cariño y afecto que los magenteros sentimos hacia su persona. Estos son los detalles que engrandecen Nostra Festa y que fortalecen a una institución como la Magenta.
A las 10'30 horas, los Cristianos comienzan su Entrada. Los Navarros, con su Capitán al frente, Jordi Espí Matarredona, abren el desfile, constituyendo su boato una rememoración de la historia y costumbres del pueblo de Navarra. Merece especial atención, si cabe, el ballet y mural representativos de la batalla de las Navas de Tolosa, acaecida en Julio de 1212, y en la que según nos cuenta José Antonio Vaca de Osma en su libro "Grandes Reyes Españoles de la Edad Media": "Al principio hubo unos momentos de confusión. Alfonso VIII se adelanto entonces y los reyes de Aragón y Navarra convergieron hacia el centro. Con su empuje violentísimo llegaron hasta el cerco de cadenas guardadas por gigantescos esclavos negros que protegían la tienda de Miramamolín, el Califa almohade. Sancho VII el Fuerte de Navarra fue el primero en saltar a caballo rompiendo con gran ímpetu con su espada las cadenas." Tras este episodio histórico, y en el ecuador del evento, la decana de las marchas cristianas, "Aleluya" de Amando Blanquer, junto a un sinfín de voces femeninas, acompaña a la Escuadra del Mig de los Asturianos. Rafael Blanquer Santonja, el apreciado "Peti", sobrino y primo de magenteros (Camilo Blanquer, padre e hijo respectivamente), Alferis de las Tomasinas, cierra la comitiva cristiana con un séquito muy propio de dicha Filà, con predominio de la flor de Lis, los colores azules, y los adornos en forma de dragón o de rosa.
Y por fin, llega el momento. La Magenta es la encargada de poner broche de oro a la Entrada de Moros. Trompeteros y timbaleros anuncian la llegada del acompañamiento beduino. El Embajador Moro, mi amigo colegial Rubén Mullor Ibáñez, junto al Abanderado, Jorge Sanjuán García, les siguen a caballo. A lomos de un camello, Javier Vicens, es portador del guión de la Filà. Tras ellos, el primer ballet, de Virginia Bolufer, formando figuras con banderas ocres y color magenta, con el exotismo propio de los súbditos de la Media Luna y el Taller de Música "Castell Vermell" de Ibi, interpretando "La Entrá de les Kabiles" del compositor alcoyano Gregorio Casasempere. A continuación, la doble Escuadra, con Carlos Javier Climent Ruiz, como cabo batidor. "El Moro del Sinc", clásico entre los clásicos, es el argumento musical que la Banda Tropical de Beniganim, toca a su paso. Cabos de Escuadra son: en la de "davant", Juan Antonio Roldán Cuenca (arrancá), Raúl Carcelén Jarrín y Oscar Mira Reig, y en la de "darrere", Lucas Piqueras López (arrancá), José Antonio Caballero Piqueras y Rubén Gandía Ferre. Es un magnifico prólogo del cortejo posterior.
Ampliar imagen
Ampliar imagen
Ampliar imagen
El espectáculo continúa. Veintiún magenteros con estandartes preceden la coreografía de Inma Cortés, desarrollada en un zoco árabe, y con la presencia de un carro musical de ritmos morunos, a los sones de "El bazar de telas de Taizz". Seguidamente, guardia "Samaria" de escolta, y carroza de las Favoritas, Vicky y Mª José, hija y nuera de Rodolfo, junto a los nietos de nuestro Alferis. "Moro de Granada" del "metge" Blanes y "Penya Cadell" del murero Paco Esteve son las composiciones que les acompañan, con la Unión Musical Beniatjarense. Seis damas guerreras a caballo (Tribu Saar) son el prolegómeno de la carroza de las damas de las Favoritas (Tribu Awamir). El grupo de moros Trípoli es la vanguardia de la carroza arrastrada por bueyes, que transporta al Rodella, Óscar Climent Llácer. Como comentario anecdótico, destacó la "sentada" que hizo uno de los animales, durante un tramo del itinerario.
Ampliar imagen
Ampliar imagen
Ampliar imagen
Tras la Unión Musical la Pobla del Duc, con las partituras "Marxa del Centenari" de Amando Blanquer y "El President" de Miguel Picó, aparecen los Caballeros (Tribu Rashid), ataviados con una bella vestimenta, en la que imperaba el azul y la plata, luciendo con sus pipas de fumar y empuñando ricas espingardas. Cuatro de ellos van sobre camellos, y el resto en carroza.
Ampliar imagen
Ampliar imagen
Ampliar imagen
La presencia del Alferis es casi inminente. Al mismo le precede el último ballet de Ana Botella, que baila a los sones de un potente equipo de música. Esta actuación, en palabras de Alejandro Soler, diseñador del boato, se basa en un auténtico y real baile egipcio. El Grupo Beirut de Guardia del Alferis, portando antorchas, son la antesala de la majestuosa aparición de nuestro personaje central. Rodolfo Llácer Santacreu, radiante y exultante, va montado sobre una carroza clásica de línea ornamental árabe. Hermoso traje basado en ricas telas de color hueso adamascado y adornos de pasamanería. Los mismos tonos lleva la capa con dos largos pedazos de tela color magenta, en honor a la Filà que representa, con ristra de metales colgantes plateados. Con un bello turbante color hueso y cordonajes del mismo color, Rodolfo empuña una lanza ricamente trabajada en plata, llevando un pequeño alfanje en el cinto. Como último detalle, resalta la estrella y media luna en plata que caía sobre su espalda. La Agrupación Musical "L' Illa" de Benidorm le acompaña con la inmortal música de Amando Blanquer y su "Any d' Alferis". Magnífica estampa, de un hombre emocionado, aunque de apariencia tranquila y serena.
Ampliar imagen
Ampliar imagen
Ampliar imagen
El Grupo de Moras Beirut da escolta a la Escuadra de Negros, obra de los hermanos Jordi y José Domingo Sempere. Cabo batidor es Juan Antonio Sanjuán García, montado sobre corcel marrón, engalanado para la ocasión, "arrancando" de cabo a pie, Paco Albero Climent. Con los brazos y las piernas depiladas, y totalmente pintados de negro, destaca en el conjunto una gruesa capa de protección sobre cabeza y hombros, turbante rojo y capucha color hueso, y gran escudo sobre la espalda con metal y plumas. Por delante, peto negro del que desprenden chapas doradas con nomenclatura árabe, al igual que en las sandalias. Completa la descripción la túnica color magenta y el plumaje de faisán en la parte inferior del traje. Su armamento consiste en una poderosa lanza adornada con bolas doradas. La Música Nueva de Alcoy, integrada por 97 miembros, asiste a los "Esclavos", interpretando la marcha mora "Un Moro Mudéjar", de Rafael Mullor Grau. Tuve el privilegio y la satisfacción de formar parte de esta Escuadra, y permitiréis que me reserve la opinión sobre la misma. Ésta queda en manos de todos vosotros y de todo el público de Alcoy. Cierra la comitiva la carroza con niños, el "cop" Vicente Pérez Roca "Siguiente", y cuatro magenteros a caballo que ponen el punto y final a la Entrada.
Ampliar imagen
Ampliar imagen
Ampliar imagen

"Quant vullgau q' en Alcoi ploga
sols una cosa au de fer
aneusen a cá l' Alcalde
¡ i que vos plante el Castell !"

 

 

 

 

 

 

 

Estos versos de Julio Andrés Valor de 1914, publicados bajo el epígrafe de "Recepta per a que ploga" evocan la cuestión que quiero comentaros a continuación. Como podéis imaginar, no podía obviar la mala climatología que presidió nuestra Entrada. Una lluvia inoportuna, más "aguafiestas" que nunca, pretendió robar el protagonismo a la Magenta, a su Alferis y a todos los magenteros. Algunos, haciendo broma, hasta me dicen que si en los años que tenemos el Alferis, por ser el líquido elemento de presencia tradicional, el trasvase del río Ebro no es necesario, o incluso que nuestra entidad deba estar presente en la mesa negociadora del Plan Hidrológico Nacional. Pero chistes aparte, como dice el periódico "Ciudad" en su número del 23 de abril, "la lluvia no pudo ni con el público ni con la Magenta". Porque si "Santa" es la Magenta en el apunte de Ramón Climent, bendito es el público, esa maravillosa "Filà Ventinou", que soportó estoicamente el aguacero, y que en perfecta sintonía con la "que més aspenta", garantizó un éxito total y rotundo. Esta simbiosis público - fester, es en mi opinión, la verdadera esencia de las Fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy.

El aperitivo en la carpa de la Filà Judíos, y la cena del Hotel Reconquista son el espléndido epílogo de esta intensísima jornada, quizás la más apasionantemente vivida por este mirón, en sus años de fiesta.

VIERNES 23 DE ABRIL DE 2004. DÍA DE SAN JORGE
La segunda jornada de la trilogía festera centra su atención en el culto y la devoción por el Santo de Capadocia. Y por fin, ¡albricias!, parece que el pequeño temporal del día anterior ha amainado. Los cielos azules y despejados hacen su aparición. Así sería, y un tiempo más favorable continuaría hasta el final de las Fiestas. El primer acto de este fecha es la Segunda Diana, que aunque su participación está abierta a todos los que lo deseen, está dedicada en especial a la niñez festera. Dos novedades presenta el acontecimiento respecto a años pasados. Una en el itinerario (empieza en la Font Redona en vez del Partidor), y otra en el horario (a las 9 horas en vez de las 8'30 horas). Es la nueva fórmula que ha utilizado la Asociación de San Jorge para incrementar el número de niños y "festers" que concurren al evento. Parece que si la prueba resulta exitosa, tendrá continuidad en el futuro. Finalizada la Segunda Diana, desayuno en la Filà, para después dirigirnos a casa de nuestro Alferis, y desde allí, acompañarle a la Iglesia de San Jorge, para su intervención en la Procesión de la Reliquia. Es en este espléndido acto, cuyo portador del banderín es Jordi Alcaraz Ivorra, donde mejor se pueden apreciar los detalles de las vestimentas del Alferis, Favoritas, Caballeros y Damas. Terminada la misma, Rodolfo asiste, junto a los otros cargos, a la solemne Misa Mayor. Emoción y fervor en la Iglesia de Santa María, donde resuenan con fuerza las imponentes notas de la "Misa a Sant Jordi" del maestro Blanquer, interpretada por la Orquesta Sinfónica Alcoyana, la Coral Polifónica Alcoyana, y el Grupo Cantores de Alcoy, bajo la dirección de Gregorio Casasempere. Gisbert.
Ampliar imagen
Ampliar imagen
Ampliar imagen
Concluida la celebración eucarística, recogemos a nuestro Alferis, yendo todos al monumento a San Jorge, para una sesión fotográfica, y de allí al Hotel Reconquista para degustar la comida. Ésta discurre lúdica y festiva como siempre, pero al desarrollarse en unos salones ajenos a la Filà, por primera vez, en muchos años, el confeti es el gran ausente, y así lo oí decir en boca de algún que otro magentero. A los postres, con el discurso del Primer Tró, los sentimientos van aflorando y la temperatura sube de grado, al intercambiar regalos mutuos el Alferis y su Filà. Es el cálido homenaje y nuestra distinguida consideración, para la persona que tan dignamente, nos está representando en la calle. Transcurrido el ágape, y tras un breve descanso de Rodolfo, se produce el acompañamiento del Alferis hasta el Casal de Sant Jordi, para rendir tributo a nuestro Patrón en la Procesión General, siendo el portaestandarte Gabriel Vicente Pérez Corpas. Nuevamente, nuestro Alferis, recibe a su paso el cariñoso aplauso del multitudinario respetable congregado, entregado de igual manera a la fe del Fiel Protector. A las 22 horas, y en el Círculo Industrial, tiene lugar la Cena Homenaje a la Mujer. Sobre ella, que fue divertidísima y animada, querría hacer dos pequeñas observaciones. La primera, en relación al conjunto musical, que bajo mi punto de vista, estuvo por debajo del nivel esperado, y la segunda, referente a la no celebración del sorteo de viajes entre los asistentes, que daba una nota de gracia y simpatía al festejo. No quiero que se tome como una crítica. Es una opinión personal. He sido directivo y me consta plenamente el enorme esfuerzo, dedicación y sacrificio, que esta Junta Directiva realiza, por y para el bien de todos los magenteros.
SÁBADO 24 DE ABRIL DE 2004. DÍA DELS TRONS
"En Alcoy, ni la fe ni la risa van por barrios: todo es de todos. En Alcoy y desde 1276, el 24 de abril es el triunfo total de un pueblo fiel, al viejo modo, que por ello merece la asistencia visible y a la jineta de la propia divinidad. Y sólo por si alguien lo olvida - embebido estos días sensualmente - o hace oídos sordos, Alcoy ha inventado los terribles cañonazos del Alardo. Habrá quien busque el juego de los ecos en estas sierras. Yo creo que otro gallo nos cantaría si los buscásemos dentro de nosotros mismos…". Este fragmento del artículo "De Alcoy al Cielo" de Vicent Andrés Estellés, publicado en el diario "Las Provincias", y reproducido en la Revista de Fiestas de 1956, nos habla de la incruenta batalla del último día de la Festa, verdadero auto-sacramental de unos hechos, acaecidos hace ya más de siete centurias.

A hora temprana (sobre las 8), los más madrugadores, inician las primeras escaramuzas, participando en las "guerrillas". Posteriormente, los magenteros se citan en el domicilio de nuestro Alferis, para "almorsar" en la Filà, y arroparle en el disparo matutino. Desde la Plaza Mosen Josep, y tras el "Encaro" con las Tomasinas, Rodolfo avanza poderosamente, sin dar tregua al "enemigo", acompañado de sus Caballeros (que lucen la totalidad de su atuendo, incluido el turbante) y de fuerzas sensiblemente inferiores a años anteriores (34). Ya en el Castillo, nuestro personaje demuestra buenas dotes en el manejo de la espada, derrotando en buena lid a nuestro querido amigo "Peti", y contribuyendo en gran medida a la victoria musulmana. Tras el combate de arma blanca, todo el cortejo beduino se dirige a nuestra sede social, para compartir una apetitosa comida. Es el reposo de los guerreros. Corto y merecido respiro, ya que en apenas dos horas (sobre las 4 de la tarde), la tropa magentera, junto a su Alferis, se encamina a la Fortaleza, para la Estafeta y Embajada Cristiana. Concluida ésta, y a espaldas del recinto fortificado, nuestros combatientes (38), se preparan para la pelea de la tarde, yendo al encuentro con la Filà "de la má al costat".

Ampliar imagen

En los Salesianos, el "Encaro", entre brindis de cava y permuta de obsequios, simboliza el abrazo de hermandad entre dos entidades, Magenta y Tomasinas, unidas por y para la Fiesta. De nuevo, se reanudan las hostilidades, y esta vez, los Campeones de la Cruz, toman la iniciativa. La lucha es feroz, titánica, y Rodolfo vende muy cara su derrota. Pero, un año más, al caer la tarde, la enseña cristiana ondea en lo más alto del torreón del Castillo.

Ampliar imagen
Ampliar imagen
Ampliar imagen
Finalizada la batalla, los "supervivientes" de la disputa acompañan a nuestro Alferis para su asistencia, junto a los otros cargos, de la Procesión de la devolución de la imagen de San Jorge a su templo. Es la hora de la Acción de Gracias. Seguidamente, al término de la misma, la Magenta despide efusivamente a su Alferis Rodolfo a las puertas de su casa. La Aparición, con las flechas de paz y concordia, que el niño Sant Jordiet lanza desde las almenas del Castillo, marca el instante final y culminante de la trilogía. La magia abrileña se convierte en ilusión renovada y esperanza de un mundo mejor. La cena final de fiesta, y una "entraeta" patrocinada por los Caballeros, ponen el broche de oro a la jornada. Ésta última, transcurre desenfadada y con gran regocijo, agasajando los propios organizadores a su directivo colaborador, a la sazón "Cop", Vicente Bas, sacándole a hombros por el "Cantó Pinyó", cual triunfador de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, saliendo por la "Puerta del Príncipe". Abrazos, sonrisas, lágrimas, en definitiva, un emotivo epílogo. Ésta ha sido pues, en resumen, la narración de los hechos más significativos de las Fiestas de 2004. Unas fechas verdaderamente extraordinarias que ya forman parte de la historia de nuestra entidad. Mi valoración es positiva y creo, sinceramente que la Magenta ha quedado muy bien en la calle. Debemos estar, por tanto, completamente satisfechos. Enhorabuena a todos sin excepción: Caballeros, Damas, Colaboradores, Boato, Junta Directiva, y a todos los magenteros en general. Por cierto, ingeniosa idea la de nuestros directivos, agradeciendo en una cuña radiofónica, el incondicional apoyo del público que sufrió la adversidad meteorológica de la Entrada. Mi reconocimiento para tan afortunada decisión, y así de justicia, quiero constatar este hecho.Todos ellos, con su formidable esfuerzo, han contribuido al gran logro de la Magenta, y de su protagonista principal, Rodolfo Llácer Santacreu. Para éste último, la mayor de las felicitaciones. Ha sabido estar siempre en el sitio, y con el responsable desempeño de su cargo, se ha ganado la confianza y el corazón de todos los magenteros. Su nombre, desde ahora, quedará escrito en letras de oro en los anales históricos de la institución, y por ello, quiero dedicar este texto a nuestro Alferis Magenta 2004.
Ampliar imagen
Ampliar imagen
Agradeciendo la atención de este extenso "cronicón" (lo requería la ocasión), y esperando sepáis disculpar los errores u omisiones en que haya podido incurrir, se despide vuestro cronista y amigo:

A Rodolfo Llácer Santacreu, Alferis Magenta 2004, amb la meua estima.

Vixca el Alferis
Vixca la Magenta
Vixca Sant Jordi
Vixca Alcoi

Leida y aprobada en Asamblea General Ordinaria celebrada el día 29 de mayo de 2004